Martes Santo, conmemoración de la Semana Mayor

Martes Santo, conmemoración de la Semana Mayor

person access_timeApr 11, 2017 show_chart607 Vistas emoji_emotionsReacciones NUEVO

Estamos en Martes Santo, y apenas empieza la celebración de la semana mayor, donde conforme se acercan los días de los principales cultos, Jueves y Viernes Santo, sigue en reflexión los diferentes pasajes de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret.

Durante esta semana, la iglesia cristiana hace un llamado a la reflexión e invita como en una 'última llamada' a acercarnos al sacramento de la confesión para estar preparados para vivir la Vigilia Pascual.

De acuerdo con el Evangelio, en Martes Santo, Jesús anticipa a sus discípulos la traición de Judas, y las negaciones de San Pedro. En éste día los diferentes pueblos organizan diferentes procesiones según la región, cada localidad tiene una tradición distinta, pero en todas un punto en común, la preparación para los días mayores.

En aquel tiempo, Jesús, profundamente, dijo:

-«Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar».
Los discípulos se miraron unos a otros perplejos, por no saber de quién lo decía. Uno de ellos, el que Jesús tanto amaba, estaba reclinado a la mesa junto a su pecho. Simón Pedro le hizo señas para que averiguase por quién lo decía. Entonces él, apoyándose en el pecho de Jesús, le preguntó:
-«Señor, ¿quién es?».
Le contestó Jesús:
-«Aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado».
Y untando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote. Detrás del pan, entró en él Satanás. Entonces Jesús le dijo:
-«Lo que tienes que hacer hazlo en seguida».
Ninguno de los comensales entendió a qué se refería. Como Judas guardaba la bolsa, algunos suponían que Jesús le encargaba comprar lo necesario para la fiesta o dar algo a los pobres. Judas, después de tomar el pan, salió inmediatamente. Era de noche. Cuando salió, dijo Jesús:
-«Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Me buscaréis, pero lo que dije a los judíos os lo digo ahora a vosotros: Donde yo voy, vosotros no podéis ir».
Simón Pedro le dijo:
-«Señor, ¿a dónde vas?»
Jesús le respondió:
-«Adonde yo voy no me puedes acompañar ahora, me acompañarás más tarde».
Pedro replicó:
-«Señor, ¿por qué no puedo acompañarte ahora? Daré mi vida por ti».
Jesús le contestó:
-«¿Con que darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces».



Quantcast