De Rock of Ages y como transformar un musical en una obra maestra del teatro en Panamá

De Rock of Ages y como transformar un musical en una obra maestra del teatro en Panamá

person access_timeMay 11, 2016 show_chart4451 Vistas chatComentarios
Cada vez estoy más firme en la idea de que en nuestro adorado pedacito de tierra llamado Panamá, "el teatro es un placer que disfrutan unos pocos y que esta al alcance de todos"
Partiendo de esta premisa queda establecido de que en la última década aquella rama del arte que lucia olvidada y que era el Teatro, adquirió un nuevo impulso de la mano de nuevos actores, nuevos directores y nuevas salas, lo que a la postre y obra tras obra nos trajo al punto de tener el placer de escribir hoy sobre lo que para este servidor viene siendo una de las mejores puestas en escena del año en Panamá.

Rock of Ages es el título de este musical que se presento en medios y redes sociales como la apuesta mas arriesgada de Magic Dreams, una de las productoras de eventos que precisamente se dedican a eso, sorprender al público con sus propuestas vanguardistas, esta vez de la mano del teatro, apuntando a un público quizás mas exigente, pero que a la vez fue el que hace 10 años le dió el espaldarazo inicial cuando iniciaban en el negocio de entretener.

Son muchas las ideas que vienen a tu cabeza cuando te mencionan que el actor y director sera Aaron Zebede, si aquel que es primo de los mayani o que quizás tenga que ver con el Jorón Zebede en Chiriquí, pero que si te decantas tan solo un poco por el teatro, sabrás inmediatamente que es un cheque al portador en la obra en que se encuentre, tanto por su entrega y nivel de exigencia con su equipo como, como por el toque tan particular que imprime en sus obras, la excelencia y nada mas que eso... y vaya que esta vez no defraudo. 

Rock of Ages es aquella historia cargada de música de los 80 que te muestra situaciones típicas de la vida que te pueden elevar a tomar decisiones atípicas a las que estas acostumbrado en esa misma vida para precisamente tengas una mejor "vida", pero que tras todo este mensaje de amor, esfuerzo y hasta cierto punto diversión que nos muestran en el escenario, hay algo más que el musical transmite, la experiencia de poder estar allí, de verlo y sobre todo sentirlo.

Actuaciones sobresalientes por parte de actores que hasta cierto punto para la mayoría del público en general parecerían desconocidos, serían solo un detalle dentro de aquella epifanía que significo esta obra. Simón Tejeira emergía como protagonista principal para hacer ver que el título no le quedo grande, María Isabella Perez mostró que no en vano es hija de una de las divas eternas de Panamá Lissette Condassin, puesto que los genes, la voz y la dulzura de su personaje impregnaron a toda la sala. Que grata sorpresa fueron ver su talento llenar espacios en los que aparecían dudas y apreciar como sus protagonicos hacían percibir por momentos la ingenuidad q el papel necesitaba y en otros la determinación que la ocasión ameritaba. 

Un elenco no de lujo, sino perfecto fue el resto de los personajes, en donde cada actor se creyó su papel como parte importante de una joya de las tablas. 
    
Leonte Bordanea: Mago de la interpretación que quizás hizo catarsis en esta obra de lo que hubiese sido cuando era vocalista de su banda de rock, si hubiese querido ser una mierda de persona. Ciertamente el papel más exigente para cualquier otro, pero quizás el más divertido para el.  
Aaron Zebede: Su papel lo moldeo a su imagen y semejanza, algo así como que se creyó Dios consigo mismo. Definitivamente sabe lo que exige y eso es lo que dió. A los maestros muy poco se les puede corregir o reprochar.
Randy Dominguez: Un papel que inevitablemente asocias con el que realiza en la webserie Adulto Contemporáneo, esta vez con el reto del baile en algunas partes, supo integrarse al plan general y hacer una gran dupleta con Ronnie Sucre para poner su cuota en el éxito de la obra. 
Val Monique: No dudamos de su calidad, sin embargo su papel no le permitió ir mas allá puesto que la suya era como la cuarta historia dentro de la obra e ironicamente una de las más importantes para el descenlace de la historia en general. 
Mariclaire Marine: ... La amamos, no solo su servidor sino muchos de los asistentes. Su tan solo aparición en escena como meretriz dueña de un cabaret, con una prodigiosa voz y con la sensualidad que le impregno al personaje, quizás fue el WAO mas profundo de la noche, algunas ocasiones inclusive opacando a la protagonista, pero vamos, es tanta su presencia en escena que pareciera imposible o injusto contenerla. 
Julio Chamorro: El narrador de la historia.... mejor dicho EL SEÑOR NARRADOR. He de confesar que se introdujo en el papel y nos hizo olvidar que interpretaba precisamente un papel. Para el, el romper la cuarta barrera con el público exitosamente dejo de ser una asignatura pendiente por obtener, al menos de mi parte, una calificación sobresaliente. 
Ronnie Sucre: Uno de los que su papel presentó mayores retos y que nunca se quedo atrás... ni siquiera cuando tuvo problemas con su micrófono, mostrando que el show debe continuar a pesar de todo y arrancando aplausos del público a su profesionalismo. 
Melanie Gilpin: Responsable de las coreografías de la obra, no puedo imaginar cuanto trabajó para regalarnos tanta creatividad, intensidad, sensualidad y todo lo que termine en dad... MONSTRUA! 

El resto del elenco estuvo conformado con un grupo de bailarinas que lo dieron todo, una banda en vivo que disfrutaron la obra tanto como el público, a tal punto de que al finalizar la misma, los últimos aplausos se los llevan ellos ;) 

Rock of Ages se transforma de un musical, en un espectáculo visual de la mano de sus técnicos de iluminación, sonidistas y de su director de escenografía Rafael Navarro, quien supo como explotar cada centímetro del escenario tanto a lo alto como a lo ancho, para crear nuevas locaciones sin sacrificar espacio ni tiempo y que provocaban odiar los limites periféricos de la vista por no poder apreciar completamente de un vistazo todo lo que frente a nuestros ojos ocurría ;) 

Un musical diferente que tenia todo lo que tienen los otros musicales, baile "musica", actuaciones y una historia... pero que también tenía algo de lo que carecen la mayoría, un tren desenfrenado de emociones, una tras otras sin cesar que produjeron magia, esa que solo aparece cuando un maestro de orquesta como lo es Aaron Zebede logra que todos los involucrados crean tanto en un proyecto, que hasta la directora de cultura del país se ponga de pie a aplaudirlos al final junto a toda la sala que sin dudar se rindió a sus pies ;) 

Una y otra vez revivo en mi mente los momentos que viví y una y otra vez vuelvo a repetirme ES EL MEJOR MUSICAL DEL AÑO! Aplausos para Magic Dreams y ovación de pie a Aaron Zebede y su crew, puesto que a partir de ahora Rock of Ages dejará de ser la película del cine para ser El Señor Musical que tuve el placer sublime de ver en el teatro. 
 


Quantcast