Claves para elegir el vestido de novia perfecto

Claves para elegir el vestido de novia perfecto

person access_timeJun 25, 2018 show_chart932 Vistas chatComentarios

Distintos diseñadores de renombre han sido contactados por Hola.com para que den respuesta a muchas de esas preguntas que surgen al momento de elegir un vestido de novia.

En ese sentido, Pol Núñez, señala que “afortunadamente, el verano no pone muchas limitaciones a hora de elegir vestido; más bien al contrario, pues nos ofrece un abanico de posibilidades inmensas: el colorido, las mezclas, las espaldas amplias, los vestidos más cortos y fluidos, etc. Una novia que se vaya a casar en verano tiene que tener en cuenta no solo el diseño de su vestido, que debe ir acorde con la estación, sino también las telas, que deben ser algo más frescas que en invierno o a principios de la primavera. Una manga muy fina en tul o gasa siempre es buena idea para aquellas que no quieren renunciar a la manga larga. Y también un maquillaje suave, ya que nuestra piel suele estar más bronceada y con el vestido blanco resalta mucho más”.

Mientras que Miguel Crespí sostuvo “un vestido a medida es único, artesano, diseñado y confeccionado en exclusiva para cada novia. El servicio y el trato en los talleres que confeccionan vestidos a medida es siempre especial, personalizado y muy cuidado. Es un proceso apasionante. En las primeras citas, tras conocer los gustos y estilo de la novia, se parte de bocetos y se eligen las telas con la novia y luego, durante las pruebas, se va desarrollando el diseño de ese vestido único, añadiendo bordados, encajes, con un patronaje cuidado al detalle... Conceptualmente, el diseño se concibe para un evento determinado (boda, en este caso), concreto y único, es decir, siguiendo siempre las directrices de la clienta, tanto estéticas como protocolarias. Con un traje a medida se consigue el mejor resultado: un vestido único, hecho solo para ella, que realce al máximo su belleza, con una confección impecable, y un diseño que le permita estar cómoda, para que pueda disfrutar de su día”.

Ahora bien, Lorenzo Caprile puntualizó que  “los vestidos con colas desmontables se han hecho toda la vida, desde Balenciaga, o incluso antes. Y me parece una idea estupenda. Pero lo de las mangas desmontables quizás ya sea rizar el rizo... En mi opinión, es mucho mejor adquirir un segundo vestido que cumpla todas las expectativas de la novia en la segunda parte de la boda; esa es la solución más sencilla. Querer estar regia en la ceremonia y las primeras fotos y luego pretender transformar el traje en un vestido de tirantes y discotequero no es posible, no da un buen resultado. Es preferible que la novia se haga un segundo vestido en ese mismo taller o adquiera directamente un pret-à-porter, que tienen un precio más asequible y son una opción perfecta para disfrutar de la fiesta; ya sea en blanco, champán, dorado o plata”.



Cobre Panamá Irradiando oportunidades y transformando vidas
Quantcast