¿Cómo elegir tu música a la hora de hacer ejercicio?

¿Cómo elegir tu música a la hora de hacer ejercicio?

person access_timeSep 3, 2018 show_chart1206 Vistas chatComentarios

¿Eres de los que no puedes hacer ejercicio sin música? De acuerdo a un estudio reciente, escuchar música ayuda a mejorar la actitud de las personas respecto al entrenamiento.

Según los resultados, la música puede ayudarte a resistir mejor los efectos de hacer ejercicios de alta intensidad, como por ejemplo un entrenamiento de intervalos.

Además, los atletas tienden a asociar ciertas canciones con un estado mental óptimo para hacer ejercicio. Esto se debe a que la música tiene efectos considerables sobre nuestro estado de ánimo.

Aquellos que no pueden hacer ejercicio sin una playlist probablemente pueden constatar la estrecha relación entre música y rendimiento. Pero, ¿cómo puedes potenciar ese poder?

¿Qué debes elegir al momento de armar tu lista de música para hacer ejercicio? Estos tips pueden ayudarte:

-Considera el tipo de actividad

Al elegir tu música para hacer ejercicio, es importante examinar el estado mental y las características particulares de cada actividad física. Una actividad como el yoga o caminar probablemente requeriría música más relajante y lenta que la que usarías para salir a correr o pedalear.

- Ten en cuenta el ritmo y el tempo

No todos los tipos de ejercicios y deportes son iguales. Lo mismo puede decirse de las canciones. Para encontrar la música para hacer ejercicio que mejor se ajuste a tu actividad física, es importante tomar en cuenta la intensidad. Por ejemplo, el Dr. Costas Karageorghis sugiere que tanto el ritmo como el tempo de una canción deben coincidir con la proporción y patrones de movimiento de tu ejercicio.

- Organiza el playlist según tu entrenamiento

Puedes optar por tener un playlist con canciones de un ritmo similar, o puedes ajustarla de acuerdo a los diferentes niveles de intensidad de tus ejercicios. Por ejemplo, puedes comenzar con canciones de ritmo moderado, luego agregar algunos temas cada vez más rápidos, y volver a un tempo más moderado hacia el final. Ajustar el ritmo según la intensidad del entrenamiento puede ayudarte a entrar en el estado mental apropiado para cada fase.



Quantcast