¿Cómo es ser un padre gamer?

¿Cómo es ser un padre gamer?

person access_timeJul 23, 2018 show_chart629 Vistas emoji_emotionsReacciones NUEVO

Luego de ser padre, empieza a cambiar un poco la vida como gamer. En ese sentido, Jon, bombero de 37 años relata una situación idéntica: “entre semana, los días que no toca trabajar, con un poco de suerte juego por las mañanas después de llevar la niñas al colegio y hacer las tareas pendientes. Pero es por la noche, cuando todos duermen, el momento donde aprovecho siempre para jugar, bien sea online con amigos u offline. Solo necesito que me apetezca jugar a ese juego, nada más”.

Asimismo, Meri “MeriLET” Gaig, programadora informática y tecno-madre, tiene una niña de apenas siete meses, destaca “Esta fase tiene unas cualidades muy diferentes a tener un hijo que por ejemplo, ya habla y sabe jugar solo. Cuando una se mete en la aventura de ser madre, —generalmente— se es consciente de que muchas cosas del día a día van a cambiar. El de las aficiones es uno de los ámbitos que más se resiente y más se suele echar de menos”.

Por su parte, Laura de la Cruz, Audiovisual Content Manager en ‘The Modern Kids and Family’ relata “La verdad es que desde que nació la peque, jugar ha pasado a un segundo plano. Los primeros meses intenté aprovechar algún momento más tranquilo, mientras dormía, para jugar a ‘Broken Age’, pero lo dejé porque era imposible seguir la continuidad de una historia cortando cada 10 minutos. Al final me pasé al móvil, con juegos de puzles e ingenio como ‘Monument Valley’. Alguna vez hemos trasnochado mi marido y yo en alguna partida de ‘Starcraft’, como hacíamos antes de que naciera la peque, pero ella se despierta a la misma hora todos los días, así que ese tipo de “planazos locos” hay que programarlos con cautela”.



Te puede interesar ..

Quantcast