Lesiones en el pie y tobillo requieren pronta atención para prevenir secuela

Lesiones en el pie y tobillo requieren pronta atención para prevenir secuela

person access_timeApr 12, 2023 show_chart865 Vistas chatComentarios

Muy pocas veces somos conscientes del esfuerzo y trabajo extenuante que pasan nuestros pies y tobillos para llevarnos a todos lados, muchas veces corriendo y/o con los zapatos inadecuados. Luego nos sorprendemos cuando nos afecta un esguince de tobillo, la fascitis plantar o se nos lesiona el tendón de Aquiles, los cuales son los padecimientos más frecuentes en pie y tobillos según el doctor Marcelino González, Ortopeda y Traumatólogo del Hospital Paitilla.

“La mayoría de estas lesiones se ven asociadas a la actividad deportiva, por lo cual, utilizar calzado adecuado para la actividad que se realiza (tacos para fútbol, zapatillas de pádel para pádel, de correr para correr y no de correr para tenis, por ejemplo), ejercicios de precalentamiento y dosificación de la actividad según el nivel de la persona suelen ser las medidas más eficaces para prevenir estas lesiones”.

Hemos escuchado o conocido a alguien con un esguince, que es un sobre estiramiento o desgarro de los ligamentos, que son los tejidos que unen los huesos en una articulación. El esguince no es exclusivo del tobillo, aunque es el sitio más frecuente donde puede ocurrir. Puede mejorar con cuidados caseros como la elevación de la extremidad, hielo, reposo, modificación de sus actividades cotidianas y compresión para disminuir el edema.

Sin embargo, “un 10-20% de los pacientes podría continuar con molestias luego de 4-6 semanas; y es en este
grupo de pacientes donde radica la importancia del control médico en este tipo lesiones”. Aclaramos que si el individuo no puede apoyar el pie en el piso por dolor debe acudir tempranamente al médico.

“Deben agregarse ejercicios que fortalezcan los músculos de la pierna y que mejoren el equilibrio. En este punto es importante identificar los pacientes que no estén progresando según lo esperado y sea necesario aplicar otras medidas terapéuticas u otros estudios de imagen tipo resonancia magnética”.

El esguince de tobillo es quizás la lesión más común en el deporte, sobre todo en el baloncesto, donde vemos roturas parciales o totales de los ligamentos del tobillo, usualmente en su parte externa. Los lesionados, atletas o no, por lo general han pisado una superficie irregular o no han podido dar el paso completo, así el cuerpo continúa el movimiento mientras el pie queda en una posición inadecuada. La inestabilidad y/o esguinces de tobillo a repetición, es una de las condiciones que puede requerir tratamiento quirúrgico para su corrección.
T

ambién tenemos la fascitis plantar. Es la irritación de una estructura fibrosa en el pie que está unida al hueso del talón, lo que ocasiona dolor en la parte de apoyo del talón. “La teoría más aceptada, y que es el blanco del tratamiento, es una contractura relativa de los músculos de la pantorrilla la cual altera la dinámica de la marcha”.
Importante descartar otras causas de los síntomas detallados de la fascitis plantar para determinar de forma certera cuál es el padecimiento.

El “espolón calcáneo” es el término que se le da a un hallazgo en las radiografías de algunos pacientes que consta en un crecimiento óseo que “simula una espuela”. “Es importante aclarar que la presencia de este crecimiento óseo no se asocia de forma directa a la presencia del dolor ni es el blanco de la terapia del
dolor en el talón. Tampoco hay una asociación directa con la actividad deportiva, calzado u otros factores”.

El tendón de Aquiles, por otro lado, no escapa a verse involucrado en lesiones y según la ubicación, podría haber afectaciones futuras o disfunción a largo plazo, de no ser atendido.

“Hoy en día las técnicas mínimamente invasivas y las artroscopías/endoscopias han ganado terreno en el tratamiento de estas lesiones, reduciendo el tamaño de las heridas, así también disminuyendo la tasa de complicaciones y el tiempo de recuperación”.

“La fisioterapia es clave en la recuperación de un paciente, siendo ésta, muchas veces, el tratamiento inicial de una lesión. Por muy bien que haya quedado una cirugía y que en esta se hayan alcanzado todos los objetivos deseados, sin una adecuada rehabilitación física el paciente no obtendrá los resultados esperados”.



Quantcast