El riesgo de los cigarrillo electrónicos

El riesgo de los cigarrillo electrónicos

person access_timeJan 13, 2019 show_chart492 Vistas chatComentarios

En los últimos años, gracias a estrategias políticas, Panamá ha sido un ejemplo para la región en la reducción del tabaquismo en su población.

Actualmente en nuestro país solo fuma el 6,3% de la población mayor de 15 años, una de las prevalencias más bajas en el mundo. Esto gracias a docencia y una ley antitabáquica rígida que ha tenido resultados más que aceptables.

Sin embargo, a causa del descenso en el hábito de fumar han empezado a surgir nuevos productos que se presentan como “menos nocivos” y que por el poder del mercadeo, están ganando auge, sobretodo en la población joven que muchas veces lo usan como un “estatus” sin conocer las consecuencias para la salud.

Este es el caso de los cigarrillos electrónicos. Otros lo usan y hasta se auto convencen que son efectivos para abandonar el vicio del tabaquismo. No es cierto y no es la forma de dejar el vicio.

Pero estos “aparatos” contienen sustancias como nicotina que son dañinos al ser humano y otras que son cancerígenas (nitrosaminas, entre otros), por lo que no son tan inocuas como se promocionan.

Un agravante para los padres de familia es que no producen olor, por lo que no pondremos usar el método de “oler ropa” que usaban nuestro padres para identificar a aquellos que fumaban. En Panamá los cigarrillos electrónicos están PROHIBIDOS, por lo tanto, todos los que lo usen están violando la ley.

Por otro lado, también están de moda las pipas de agua (narguiles) que SÍ contiene nicotina. Es más, su concentración es bastante mayor que en los cigarrillos convencionales. Y, como se usan en sobremesa, se suele inhalar mucho más que cuando se fuman cigarrillos. Estos aparatos están sometidos a la misma regulación que el tabaco, ya que son productos con tabaco.

 



Quantcast