Día de la enfermedad inflamatoria intestinal #SigasinPausa

Día de la enfermedad inflamatoria intestinal #SigasinPausa

person access_timeMay 18, 2021 show_chart2400 Vistas chatComentarios

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es crónica, de considerable incidencia y prevalencia, y su naturaleza duradera, así como la gravedad de sus síntomas, tienen un fuerte impacto en la vida de quienes la padecen, afectando su estado físico y psicológico, impidiéndoles en muchas ocasiones llevar a cabo su vida diaria[1]. Estas son algunas de las razones por las que es urgente dar visibilidad a este padecimiento en Panamá.

Por esta razón el 19 de mayo, fecha que conmemora las enfermedades inflamatorias de los intestinos, se lanzará una robusta campaña de concientización bajo la etiqueta #SigaSinPausa.

La campaña #SigaSinPausa nace como una iniciativa de Janssen y la Organización Panamericana de Crohn y Colitis (PANCCO), y forma parte de los esfuerzos conjuntos que han venido realizando para educar sobre la EII, sus posibles causas y síntomas y enfatizar sobre la importancia de un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno y adecuado para controlarla.

#SigaSinPausa propone un mensaje esperanzador. A pesar del impacto negativo que la EII tiene en la vida de los pacientes que la sufren y su entorno, hoy la investigación y los avances en innovación hacen posible que se controlen los síntomas, permitiéndole a las personas con EII que continúen su vida, realicen sus actividades cotidianas, se reincorporen a su vida laboral y puedan lograr sus sueños.

La EII es usualmente representada por la Colitis Ulcerativa y la Enfermedad de Crohn, ambas crónicas, con un curso variable y en la mayoría de los casos progresivo, y aunque se han realizado muchos avances en investigación, aún no se sabe qué es lo que las causa. Algunos estudios indican que la inflamación del intestino se debe a varios factores: genes predispuestos, el sistema inmune y el medio ambiente (como el tabaco, estrés e infecciones).

“El sistema inmunológico es una red compleja y poderosa que defiende al organismo contra invasiones e infecciones y mantiene la salud de las personas. Por lo general, funciona efectivamente, sin embargo, en ocasiones y por causas desconocidas, el sistema inmune se ve afectado y ataca erróneamente a tejidos sanos del organismo, causando dolor, inflamación, daño y algunas enfermedades autoinmunes, como la EII”, comenta el doctor Flavio Steinwurz, presidente de PANCCO. “Este descontrol o desequilibrio en el sistema inmune daña el intestino y por ello se requiere de un tratamiento que ayude a devolverle el equilibrio al sistema inmune”, continúa el doctor.

Existen varios tipos de diagnóstico de la EII, sin embargo, los dos más importantes son la colitis ulcerosa o ulcerativa (CU), que se caracteriza por la aparición de úlcera en el colon y recto; y la enfermedad de Crohn (EC), que puede afectar cualquier segmento del tracto gastrointestinal.  La CU y la EC tienen síntomas similares entre los que se destacan: diarrea, sangrado fecal, dolor abdominal, fiebre y pérdida de peso, fatiga, dependiendo de la complejidad de la enfermedad y la localización.

Las terapias biológicas, una esperanza para los pacientes con EII

Hoy, gracias a la ciencia y la investigación, se han desarrollado terapias biológicas de alta complejidad que han revolucionado la forma en que se abordan las enfermedades autoinmunes. Estas terapias biológicas tratan una enfermedad determinada utilizando porciones del sistema inmune. “Los avances alcanzados en el campo de la biotecnología nos han permitido generar terapias que restauran el equilibrio inmunológico y que permiten controlar los síntomas de enfermedades como la EII, evitando que el intestino se siga deteriorando y dándole al paciente la posibilidad de recuperar su vida y continuarla con calidad” explica el doctor Steinwurz.

Es clave lograr un diagnóstico temprano para asegurar un tratamiento oportuno que evite la progresión de la enfermedad.

Los síntomas de la EII, junto con las complicaciones que pueden ocurrir si no se controlan a tiempo, llegan a tener un impacto extremadamente debilitante en la vida de los pacientes, con tasas más altas de depresión y una menor participación laboral. Se estima que hasta un 50% de los pacientes con EII pueden llegar a tener compromiso extraintestinal, principalmente en articulaciones, piel y ojos, causando un significativo deterioro en la calidad de vida.

En general, el diagnóstico de confirmación de la EII se determina siguiendo criterios aceptados internacionalmente que incluyen aspectos clínicos, de laboratorio, endoscópicos e histológicos y radiológicos.[6]  Sin embargo, lograr un diagnóstico temprano, sigue siendo uno de los principales retos para el mejor control de la enfermedad. 

La gran mayoría de los pacientes son diagnosticados de manera tardía debido a una combinación de factores: la automedicación y la falta de capacitación de algunos médicos de atención primaria, lo cual dificulta la identificación/detección de la enfermedad y consecuente remisión temprana a un especialista, sin mencionar la complejidad del método para su diagnóstico.

El impacto de la EII no solo afecta al paciente y su entorno, sino que representa una carga económica importante.

Al ser un trastorno crónico que se inicia en los pacientes a una edad temprana, esto representa un impacto importante en costos en los sistemas de salud -tratamientos complejos a largo plazo- y en la productividad de los países y sus economías.  La mayoría de los pacientes son adultos jóvenes entre los 20 y 40 años.

Esfuerzos e iniciativas como la campaña #SigaSinPausa juegan un papel importante para promover que enfermedades como la EII se conozcan, se diagnostiquen a tiempo y se controlen, para el beneficio del paciente y su entorno. 

Con esta iniciativa, se espera poder alcanzar a un gran número de la población y así lograr motivarles a buscar diagnostico o tratamiento médico, el cual podrá significar un cambio importante en las vidas impactadas por estos padecimientos.

 



Quantcast