Defensores ambientales

Defensores ambientales

person access_timeJul 21, 2018 show_chart637 Vistas chatComentarios

Nueve ambientalistas que arriesgan todo para proteger sus hogares, su tierra y su entorno natural de la degradación y la explotación cuentan sus historias en una serie fotográfica publicada hoy en The Observer, la edición de fin de semana del diario británico The Guardian.

Ramón Bedoya es un campesino colombiano cuyo padre fue asesinado en una disputa sobre plantaciones de aceite de palma. Él continúa luchando contra el desalojo de su finca familiar, amenazado por el dueño de una compañía de aceite de palma y frutas.

Aida Isela Gonzalez Diaz, una antropóloga mexicana y defensora de los derechos indígenas, lucha contra los narcotraficantes y los intereses de los agronegocios en su país, que se está convirtiendo en uno de los más inseguros para los defensores del medio ambiente.

En Brasil, Maria do Socorro Silva, una líder comunitaria, se opone a la refinería de alúmina más grande del mundo, en la Amazonía.

La serie fotográfica es un proyecto iniciado por la ONG de monitoreo Global Witness y The Guardian, y cuenta con el apoyo práctico de ONU Medio Ambiente.

"El derecho a un medio ambiente saludable es fundamental para nuestro bienestar colectivo. Es crucial que todos hagamos frente a aquellos que buscan sacar provecho de la destrucción del planeta", dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente. "Esta es la lucha más importante de nuestro tiempo. Eso significa que tenemos que apoyar a los defensores del medio ambiente y hacer que su causa sea también nuestra", añadió.

Otros defensores presentados son Bobby Chan y Marivic Danyan de Filipinas, que están protegiendo los arrecifes de coral y las tierras comunitarias; el guardaparque ugandés Samuel Loware, quien se enfrenta a cazadores furtivos fuertemente armados; la pareja turca Biran Erkutlu y Tuğba Günal, que hace campaña contra la instalación de una planta hidroeléctrica potencialmente devastadora; Fatima Babu, una activista de India que lucha contra  una fundición de cobre; y Nonhle Mbuthuma, una mujer indígena sudafricana que se opone a una futura mina de titanio en su tierra ancestral, la Costa Salvaje.

En 2017, 197 personas fueron asesinadas defendiendo su derecho a un medio ambiente limpio y saludable, y en 2018 otros 50 activistas han perdido la vida.



Quantcast